Enfermedades del Pancreas
Pancreatitis Aguda – Enfermedades del Páncreas Print

La pancreatitis aguda consiste en una inflamación aguda, de inicio repentino, de más o menos intensidad, en la que, tras el episodio, se recupera la forma y la función de la glándula por completo, si el enfermo sobrevive. El mecanismo principal que desencadena la inflamación es, por alguna causa, la alteración en los mecanismos de control de la secreción de enzimas, produciéndose una secreción hacia adentro de la propia glándula en vez de hacia el duodeno, originándose una verdadera auto digestión del páncreas y en ocasiones de órganos vecinos.


pancreas, pancreatitis, aguda

La pancreatitis aguda es una grave enfermedad inflamatoria, de carácter no bacteriano que resulta de la autodigestión del páncreas por las enzimas que secreta el propio órgano.
La mayoría de los pacientes con pancreatitis aguda exhibe una evolución clínica autolimitante y relativamente libre de complicaciones mayores; pero alrededor de una quinta parte de los casos degenera en pancreatitis necrotizante, entidad de elevada morbilidad y muy alta mortalidad.
El diagnóstico lo establece un cuadro de dolor abdominal (que no tiene patrón patognomónico) acompañado de elevados niveles de amilasemia y amilasuria. El mejor método diagnóstico disponible en la actualidad es la tomografía axial computadorizada.
 

 
Síntomas de la Pancreatitis Aguda Print

El síntoma de presentación más común de la pancreatitis es el dolor abdominal, cuya intensidad o severidad pueden variar. La mayoría de los episodios ocurren luego de un exceso alimentario o alcohólico. El dolor, que puede comenzar a cualquier hora del día o de la noche, en general se inicia en forma insidiosa, aunque pueden verse episodios de dolor agudo severo con palidez y diaforesis en los pacientes que se presentan con shock. El episodio en general persiste durante más de 36 a 48 horas sin alivio antes de la llegada al hospital. El dolor por lo común se localiza en el epigastrio, con irradiación hacia ambos lados del abdomen y la espalda, pero habitualmente no hacia la punta de la escapula, como es típico en la colecistis aguda. En cambio, la dorsalgia es baja, en general entre los riñones .Clásicamente el dolor se describe como perforante hacia atrás, como si el paciente hubiera sido herido por una flecha en el epigastrio.
El dolor suele ser continuo o en forma de episodios de agudización, sin llegar en algunos casos a desaparecer por completo entre episodio y episodio. A medida que la pancreatitis evoluciona y la glándula pancreática se va deteriorando, el dolor tiende a desaparecer, hecho que puede ocurrir de 5 a 20 años tras el inicio del cuadro. Otros síntomas que puede presentar la enfermedad se relacionan con el deterioro progresivo de la función pancreática y suelen aparecer en momentos en los que la enfermedad está avanzada. Entre ellos puede aparecer diarrea y pérdida de peso en relación con una inadecuada digestión de los alimentos y la imposibilidad del organismo para asimilarlos, conduciendo a una desnutrición progresiva. También puede aparecer diabetes por no producirse insulina de forma adecuada.
 

 
Tratamiento de la Pancreatitis Aguda Print

El tratamiento de la pancreatitis aguda debe ser siempre en régimen de hospitalización, incluso en una unidad de cuidados intensivos las primeras horas o más si hiciera falta. Dado que el estado del paciente puede ir desde sólo dolor y ligera intolerancia alimentaria hasta un estado catastrófico que conduce a la muerte, el tratamiento debe ser ajustado a cada caso, intentando adelantarse a los acontecimientos que puedan aparecer en la evolución.

Los puntos básicos son:

  • Estrecho control del paciente (constantes vitales y analíticas múltiples y seriadas)
  • Tratamiento del dolor con potentes analgésicos, incluidos los opiáceos
  • Mantener una adecuada hidratación y nutrición del paciente por la vena, evitando alimentos por boca
  • Tratamiento específico de las náuseas y los vómitos
  • Bloqueo de la secreción gástrica de ácido con fármacos, antibióticos por vena para evitar infecciones que ensombrecerían la evolución
  • Corregir todas aquellas alteraciones que pongan en peligro la vida del paciente.
  • En los casos de pancreatitis aguda por piedras en la vía biliar, está indicado intentar extraer la piedra, si ésta aún permanece, mediante procedimientos endoscópicos, ya que esto mejora el pronóstico.
     
 
Pancreatitis Crónica Síntomas y Diagnóstico Print

La pancreatitis crónica es, un proceso de larga evolución que consiste en una alteración de la estructura de la glándula debida básicamente a fibrosis (inadecuada cicatrización), que es progresivo en el tiempo y que termina por desestructurar toda la glándula, llegando, al final, a alterarse todas las funciones de este órgano. Generalmente, no se reconoce un evento preciso en el que comience la lesión y, en el momento del diagnóstico, la lesión ya está establecida.

Síntomas de la Pancreatitis Crónica
El síntoma principal de la pancreatitis crónica es el dolor crónico, que está presente en más del 80 por ciento de los pacientes. Frecuentemente se trata de un dolor continuo, de intensidad moderada, en la parte alta del abdomen, irradiado hacia la espalda, que empeora tras las comidas o tras beber alcohol y que mejora al flexionar el tronco hacia adelante o al tumbarse boca abajo.


Diagnóstico de la Pancreatitis Crónica
El primer dato que hay que tener en cuenta para sospechar una pancreatitis crónica debe ser una historia clínica sugestiva (ingesta crónica de alcohol, dolor abdominal crónico o episódico, pérdida de peso, diarrea, diabetes...).
 

 
Tratamiento de la Pancreatitis Crónica Print

La pancreatitis crónica no representa una situación urgente aunque sí importante. El tratamiento está encaminado a mejorar la calidad de vida de los enfermos y a intentar paliar aquellas complicaciones que puedan surgir. El seguimiento común es:

 

  • Aliviar o suprimir el dolor mediante medidas que van de menor a mayor intensidad.
  • En algunos casos el dolor mejora o desaparece si se evita el alcohol y se realiza una dieta ligera con comidas frecuentes y poco cuantiosas.
  • Puede hacerse uso de analgésicos suaves, o más fuertes o asociados a tranquilizantes o a opiáceos.
  • En casos rebeldes puede ser necesario el bloqueo de los nervios que conducen el dolor hasta el cerebro mediante técnicas radiológicas o endoscópicas e incluso la cirugía.
  • Debe también intentarse que la función que el páncreas va perdiendo, se supla mediante la administración por vía oral de enzimas que él ya no fabrica.
  • Si se desencadena una diabetes, debe tratarse adecuadamente.
     
 
Que son los Tumores de Páncreas Print

Los tumores de páncreas son en general productores de hormonas, y reciben el nombre de la hormona que sintetizan en abundancia: insulinoma si es insulina, glucagonoma, y gastrinoma. Existe también la posibilidad de que secreten otros tipos de hormonas que habitualmente no son producidas por el páncreas, pero son casos verdaderamente excepcionales.


El efecto inicial más común de los tumores pancreáticos, ya que producen hormonas de manera abundante, es el de un exceso de actividad hormonal de alguna de estas tres estirpes que hemos señalado. Así, lo que encontramos es un funcionamiento exagerado de algunos de sus efectos:
Insulina: normalmente introduce la glucosa desde la sangre hacia dentro de la célula. Cuando hay un exceso de insulina, el primer efecto es una cifra de glucemia muy por debajo de lo normal; esto se denomina hipoglucemia. Los efectos de una hipoglucemia son los mismos que los que experimenta un diabético si se inyecta excesiva insulina, y aunque varían entre individuos normalmente oscilan entre un leve mareo, un cuadro confusional, una pérdida de conocimiento, un coma profundo y la muerte, si no se normalizan las cifras de glucosa. Todos los síntomas inicialmente son leves, y mejoran cuando se ingiere glucosa; los peores momentos son en caso de ayunos prolongados, o tras hacer ejercicio. Con los meses, la clínica va empeorando y los síntomas se producen más continuamente, y más intensamente.
Glucagón: tiene un efecto opuesto a la insulina.
Gastrina: favorece la secreción ácida gástrica; los tumores productores de gastrina son altamente productores de úlceras gastrointestinales por este motivo. Estas se englobarían en este caso en el denominado "síndrome de Zollinger-Ellison".
 
Existen más tipos de tumores de producción de hormonas, pero son muy raros y tienen un extenso orden de manifestaciones incluyendo diarrea acuosa, pérdida de peso y baja concentración de potasio en sangre. Si usted experimenta una diarrea acuosa acompañada de fatiga y pérdida de peso en las últimas semanas, su médico probablemente querrá hacer una extensa analítica y tests radiológicos para diagnosticar la enfermedad.
 

 
Síntomas y Diagnóstico de Tumores en el Páncreas Print

Los Síntomas que pueden indicar que se tienen tumores en el páncreas son:

  • Insulinoma
  • Episodios de cansancio, taquicardia, sudoración y confusión relacionados con el consumo de comida.
  • Gastrinoma (síndrome de Zollinger-Ellison)
  • Dolor de estómago que disminuye temporalmente con la comida y antiácidos pero se vuelve mucho más severo en períodos de semanas o meses.
  • Diarrea líquida.
  • Glucagonoma
  • Manchas en la piel en varias partes del cuerpo.
  • Dolor de lengua.
  • Pérdida de peso.


Diagnóstico de los Tumores en el Páncreas
El Diagnóstico de los Tumores en el Páncreas puede realizarse mediante alguno de los siguientes exámenes de imagen:
Rx simple de abdomen, presenta la típica imagen de calcificación central con prolongaciones radiales.
Ecografía: lo describe como tumor lobulado con zona central hiperecoica.
TAC: dinámica (con contraste). El tumor se destaca por ser muy vascularizado


rx, simple, abdomen, tumor, pancreas

 
<< Inicio < Anterior 1 2 Siguiente > Final >>

Página 1 de 2